Señales de alerta

Alerta a los 12 meses

 

Falta de interés por juguetes nuevos, por desplazarse, por el entorno: a esta edad el niño se desplaza gateando, caminando con ayuda o ya con marcha independiente, manifiesta gran interés por desplazarse, por alcanzar objetos, siente curiosidad por los mismos así como por el entorno.

 

No juega a “está, no está”: lo habitual es que el niño se divierte cuando se lo cubre, se le pregunta donde esta él. La respuesta adecuada es cuando el niño se descubre, sonríe, se entusiasma por repetir el juego del mismo modo o solicitando que el que se cubra sea la persona con la cual esta interactuando.

 

Presta más atención a objetos que a personas: lo habitual es que el niño centre más la atención en las personas que en los objetos. No debe mostrarse indiferente con las personas que lo rodean.

 

No dirige la mirada hacia lo que se le señala: lo habitual es que al señalar un objeto, el niño dirige la mirada hacia el mismo compartiendo el interés por el objeto señalado (es independiente que pueda manifestar agrado o desagrado).

 

Ausencia de palabras o balbuceos comunicantes: lo habitual es cuando se le  habla da la impresión que responde y establece un diálogo. Repite sílabas (da-dá, ba-ba, etc), otras veces dice sílabas distintas (da-ti-ti).

 

No imita gestos y/o acciones: es habitual a esta edad que el niño mientras interactúa con el adulto imita determinados gestos y/o acciones realizadas por el adulto. El niño tiende a imitar.

 

Movimientos raros con los dedos y/o manos: flexiona los miembros superiores y realiza movimientos de las manos simulando un aleteo. Acerca demasiado los dedos a los ojos y queda observándolos con atención.

 

Persistentes dificultades en la alimentación y/o el sueño: problemas para conciliar el sueño, o se despierta varias veces en la noche. Problemas para alimentarse, rechazo del alimento en ausencia de una causa clara que lo explique.

 

Fuente: Guía Nacional para la Vigilancia del Desarrollo del Niño y de la Niña menores de 5 años.

getty_rf_photo_of_baby_boy.jpg

Alerta a los 18 meses

 

Deambulación sin sentido: El niño se desplaza por diferentes lugares de la casa pero sin fin o propósito, está en “su mundo”.

 

Contacto ocular pobre: El contacto ocular nos es sostenido durante todo el tiempo que dura la interacción con el otro, es fugaz, evitativo la mayor parte del tiempo.

 

No trae objetos para mostrarlos: Durante el juego el niño lleva y trae objetos a otros niños o adultos, pero sin una interacción con el otro, la persona es vista o considerada como un objeto más, no se detiene a fijar la mirada en el rostro del interlocutor cuando entrega el objeto.

 

Fija la atención en detalles inusuales: Por ejemplo, al tomar un auto presta atención a ciertos detalles como las ruedas y puede pasar mucho rato manteniendo la misma actitud. Esto se repite con otros juguetes u objetos.

 

No tiene intención comunicante, parece no escuchar: No atiende cuando se le habla, sigue en “lo suyo” como si no escucharas.

 

Hipersensibilidad a los sonidos: Les molestan ruidos que no tienen una intensidad exagerada y por otro lado no responde cuando se le habla, como si no escuchara.

 

Persistentes dificultades en la alimentación y/o el sueño: Problemas para conciliar el sueño, o se despierta varias veces en la noche. Problemas para alimentarse, rechazo del alimento.

 

Fuente: Guía Nacional para la Vigilancia del Desarrollo del Niño y de la Niña menores de 5 años.

Alerta a los 18 meses

 

Deambulación sin sentido: El niño se desplaza por diferentes lugares de la casa pero sin fin o propósito, está en “su mundo”.

 

Contacto ocular pobre: El contacto ocular nos es sostenido durante todo el tiempo que dura la interacción con el otro, es fugaz, evitativo la mayor parte del tiempo.

 

No trae objetos para mostrarlos: Durante el juego el niño lleva y trae objetos a otros niños o adultos, pero sin una interacción con el otro, la persona es vista o considerada como un objeto más, no se detiene a fijar la mirada en el rostro del interlocutor cuando entrega el objeto.

 

Fija la atención en detalles inusuales: Por ejemplo, al tomar un auto presta atención a ciertos detalles como las ruedas y puede pasar mucho rato manteniendo la misma actitud. Esto se repite con otros juguetes u objetos.

 

No tiene intención comunicante, parece no escuchar: No atiende cuando se le habla, sigue en “lo suyo” como si no escucharas.

 

Hipersensibilidad a los sonidos: Les molestan ruidos que no tienen una intensidad exagerada y por otro lado no responde cuando se le habla, como si no escuchara.

 

Persistentes dificultades en la alimentación y/o el sueño: Problemas para conciliar el sueño, o se despierta varias veces en la noche. Problemas para alimentarse, rechazo del alimento.

 

Fuente: Guía Nacional para la Vigilancia del Desarrollo del Niño y de la Niña menores de 5 años.

12-month-baby-Develop-Skills-1.jpg