4 y 5 años

Alerta a los 4 años

 

Dificultad para relacionarse: Mala adaptación en el jardín de infantes o con compañeros en reuniones.

 

Miedos persistentes y generalizados.

 

Ausencia de juego simbólico, juego repetitivo: Normalmente a esta edad el niño toma diferentes juguetes como autos, muñecas y realiza con ellos las mismas acciones que imitan la realidad (hacer rodar los autos como si estuvieran circulando por una calle o una pista de autos, toma la muñeca y le habla, la acuna, le da de comer, juega con la pelota pateándola y buscando a otro para compartir el juego). Puede tener juego simbólico pero pobre, poco elaborado, muy repetitivo. 

 

Impulsividad, inquietud, agresividad en exceso.

 

Ecolalias, lenguaje “propio”, entonación particular, no establece diálogo: Lenguaje particular, no usa la primera persona. Ecolalia: se entiende por ecolalia a la repetición de la última parte de la palabra que dice el otro o repetición de la palabra o incluso de la frase completa. No hay elaboración propia del lenguaje. Se limita a repetir lo que dice el otro.

 

Inflexible, resistencia a los cambios.

 

Temores acentuados o poco habituales: Siente temor por situaciones que habitualmente generan ese sentimiento pero lo hace en forma exagerada. Siente temor por situaciones que habitualmente no deben generar.

 

Persistentes dificultades en la alimentación y/o sueño: Problemas para conciliar el sueño, o se despierta varias veces en la noche. Problemas para alimentarse, rechazo del alimento en ausencia de cualquier causa que lo explique.

 

Fuente: Guía Nacional para la Vigilancia del Desarrollo del Niño y de la Niña menores de 5 años.

 

first.jpg

Alerta a los 5 años

 

Tendencia a aislarse en recreos o situaciones similares o a abandonar rápidamente los juegos con otros niños por falta de habilidad para comprender “su papel” en el juego.

 

Juegos o actividades que aun siendo propios de su edad llaman la atención por ser muy persistentes.

 

Miedos persistentes y generalizados.

 

No manifiesta culpa: Realiza acciones que pueden generar disgusto en el otro pero no puede percibir la sensación que genera en el otro.

 

Fantasea permanentemente: Como si estuviera en otro mundo, confunde fantasía con realidad.

 

Persistentes dificultades en la alimentación y/o sueño: Problemas para conciliar el sueño, o se despierta varias veces en la noche. Problemas para alimentarse, rechazo del alimento en ausencia de cualquier causa que lo explique.

 

Fuente: Guía Nacional para la Vigilancia del Desarrollo del Niño y de la Niña menores de 5 años.

 

 

adorable_5_year_old_girl.jpg