¿Qué es la atención temprana?


La atención temprana tiene como objetivo garantizar el desarrollo y el bienestar del niño y su familia teniendo en cuenta su entorno para ayudarlo en su autonomía personal e integrarlo en su medio escolar y social.


El concepto de Atención Temprana, según el Libro Blanco de la Atención Temprana (2005) es:


El conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar. (p.12)


Las intervenciones en Atención Temprana se basan en el desarrollo infantil y su evolución depende del momento de detección y del comienzo de la intervención. Cuanto antes se inicie una intervención, mejor se aprovechara la plasticidad cerebral del sistema nervioso en su etapa de maduración y menor será el daño en el desarrollo del niño. Estas intervenciones deben evaluar el niño en su globalidad, considerar la familia, además de tener en cuenta factores importantes como los biológicos, educativos, psicosociales, intrapersonales e interpersonales.


Para que este modelo de intervención sea eficaz se derivó en tres niveles de intervención: la prevención primaria que es responsable de elaborar medidas de promoción a la salud y al bienestar de los niños y sus familias, la prevención secundaria que es responsable por detectar de forma precoz situaciones de riesgo, enfermedades o trastornos, y la prevención terciaria que es responsable por actuar en las situaciones de crisis.


La Psicología, con sus conocimientos del desarrollo infantil y con su mirada que considera los aspectos bio-psico-sociales del sujeto puede aportar mucho a la Atención Temprana, en las intervenciones en el desarrollo global del niño.

Según el Libro Blanco de Atención Temprana (2005): “el desarrollo infantil es fruto de factores genéticos y ambientales y se caracteriza por la progresiva obtención de funciones tan importantes como el control postural, la autonomía de desplazamiento, la comunicación, el lenguaje verbal, y la interacción social”. (p.12)


La Psicología actuando por ejemplo en la intervención de niños con atraso o alteraciones en el desarrollo puede cambiar mucho el entorno ambiental de estos niños con respecto a los vínculos afectivos, funciones comunicativas, conductas adaptativas, aprendizaje e interacción social. A su vez puede ayudar con orientaciones a la familia y a la escuela de cómo planificar estrategias para reducir los efectos de un posible déficit y optimizar el curso de su desarrollo.


En suma, podemos percibir la importancia de los conocimientos de la Atención Temprana para un mejor desarrollo global del niño, aparte de prevenir, detectar y actuar en posibles trastornos o déficits garantizando el compromiso de protección a la infancia. La Psicología, igualmente importante, puede sumar con su mirada integral y global del desarrollo del niño y aportar por medio de sus intervenciones una mejora en la calidad de vida de estos niños, sus familias y de la sociedad.


Referencias:

Grupo de Atención Temprana (2005), Libro Blanco de Atención Temprana. Madrid: Real Patronato sobre Discapacidad.

#atencióntemprana #desarrolloinfantil #intervenciones

Posts Destacados
Posts Recientes