Control de esfínteres



Se entiende por control de esfínteres el proceso de aprendizaje de los hábitos higiénicos relacionados con la micción y la defecación que tiene lugar durante la infancia. En el desarrollo evolutivo infantil, el control de esfínteres se efectúa alrededor de los dos-tres años de edad, aunque esta edad puede variar según la madurez del niño.


Este hábito tiene gran importancia tanto para la familia como para la correcta integración del niño en su entorno escolar y social, pero sobre todo para él alumno por el hecho de alcanzar un gran progreso en su autonomía personal. Este aprendizaje es relativamente complejo, tanto para los adultos que lo enseñan como para el niño, puesto que implica un control muscular voluntario consciente e inconsciente (durante la noche), atención, conciencia del funcionamiento corporal, etc, por lo que hay que determinar el nivel madurativo y de prerrequisitos alcanzado por cada niño antes de iniciar el aprendizaje para que así garanticemos el éxito.


De no iniciarlo en el momento que el niño está preparado el esfuerzo no tendrá el resultado esperado y sí podrían darse posibles efectos adversos o rechazo por parte del niño. Comenzaremos trabajando exclusivamente el control de esfínteres diurno, y no comenzaremos con el nocturno hasta que el primero no se haya altamente consolidado.


Por norma general, el control nocturno se inicia un año después de forma espontánea y sin mayores dificultades, ya que el músculo esta ejercitado. Es conveniente que se realice en un momento estable y conocido; reservar a ser posible, un fin de semana largo, vacaciones para que haya una dedicación máxima… y que se habitúe con una persona o en un ambiente, antes de generalizar a otros momentos.


También es aconsejable que se inicie en primavera y verano, por el calor y el uso de ropa más ligera. Una vez iniciado el proceso de aprendizaje, éste no se debe alterar de forma “caprichosa”, poniéndole y quitándole los pañales a conveniencia de salidas, visitas…Se trata de que el niño comprenda qué, cómo y dónde debe hacer siempre sus necesidades por eso la rutina y la constancia es fundamental para que su proceso mental se realice antes.


Nuestra experiencia nos dice que es importante ser sistemáticos en el procedimiento y tener mucha paciencia, ánimo y confianza en el logro. Los “accidentes” serán frecuentes, pero se espaciarán. Consideramos también de vital importancia para alcanzar el éxito, la colaboración del centro educativo en el que se encuentra el niño y que se actúe de manera conjunta en todos los contextos.


A la hora de comenzar cualquier nuevo aprendizaje no podemos olvidar, las características psicopedagógicas de quien aprende. La falta de habilidades comunicativas o las dificultades para generalizar lo aprendido a diferentes contextos (por ejemplo casa y colegio) tienen que ser tenidas en cuenta. Instaurando formas alternativas al lenguaje oral para comunicar la necesidad de ir al WC (mediante gestos o señalando imágenes) y planificando convenientemente el aprendizaje de la habilidad para controlar esfínteres en cada nueva situación paliaremos estos dos inconvenientes.


A menudo es un tipo de aprendizaje generador de tensiones en el ámbito familiar, y el niño puede utilizarlo como forma de llamar la atención o para evitar situaciones específicas (por ejemplo en el colegio ante una tarea dificultosa). Por lo tanto, es fundamental que se haga un planteamiento inicial adecuado que evite generar sentimientos negativos.


Básicamente un programa de control de esfínteres se debe iniciar cuando:

• El niño es capaz de estar “seco” al menos durante 50 minutos sin pañal.

• El niño puede permanecer tranquilo sentado en el inodoro u orinal durante un par de minutos.

• El niño muestra algunos signos de “notar” o ser consciente de que está mojado o sucio.

• El niño es capaz de seguir algunas órdenes sencillas.

• Existe acuerdo y colaboración entre la familia y la escuela para llevar a cabo el programa.


Fuente: Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica Específica de Autismo y otros Trastornos Graves del Desarrollo. Región de Murcia, España.


#controldeesfínteres #desarrolloinfantil

Posts Destacados
Posts Recientes