Aprendizaje y Plasticidad


Según Carmen Pastorino el aprendizaje es “como un proceso que conduce de ciertos estados a otros, en el que el sujeto que aprende ha transformado su estructura cognitivo-afectiva. Este proceso depende del interjuego dialéctico entre quien aprende y el medio en que actúa; las personas, el entorno físico y socio-cultural. Es un proceso interminable si las condiciones así lo permiten”.1


M.A. Rebollo sostiene que “es un proceso de adquisición producido por acción de la experiencia que se basa en un cambio estructural permanente, del sistema nervioso”2. Desde que se origina el sistema nervioso experimenta cambios que los llevan de la placa neural al sistema nervioso característico del hombre adulto. En este cambio es fundamental la acción de los genes, la maduración.


La maduración y el aprendizaje constituyen el desarrollo. “Por lo tanto el aprendizaje es uno de los procesos que hace posible el desarrollo del sistema nervioso”3. El concepto de aprendizaje está vinculado al de plasticidad. En la actualidad la significación de plasticidad se ha ampliado, no es sólo la capacidad de reorganización del sistema nervioso cuando es lesionado sino como expresa Black “el mecanismo que subyace en la mutabilidad y la flexibilidad del cerebro y que hace posible la cognición. Considerada así, los procesos cognitivos por todos conocidos, como las gnosias, las praxias, el lenguaje y otros, son expresiones de la plasticidad cerebral”4. Entonces podemos decir que la plasticidad es la capacidad que tiene el cerebro de seguir aprendiendo.


Amanda Céspedes expresa que “El período de máxima plasticidad cerebral humana se extiende entre los primeros 20 a 21 años. Dentro de estas dos décadas se pueden identificar tres fases muy bien definidas: los primeros siete años, los segundos siete años, y los que se extienden desde los 14 a los 21 años.” 5


1 PASTORINO, Carmen. “Psicopedagogía”. Aportes para la discusión (2001).

Uruguay Editorial. Mediolanum. Pág 10. 2 REBOLLO, Maria A. “Dificultades del Aprendizaje” (2008). Montevideo, Uruguay Editorial. Prensa Médica Latinoamericana. Pág. 17. 3 Ídem Pág. 17 4 Ídem Pág. 17

#aprendizaje #plasticidad

Posts Destacados
Posts Recientes