Hablemos de TEA


Los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) son un grupo de alteraciones de origen neurobiológico que afectan al desarrollo de la persona y que van a estar presentes a lo largo de su vida, produciendo unos cambios cualitativos y cuantitativos en su proceso cognitivo, modificando su manera de estar y de relacionarse con su entorno.

Hablamos de espectro porque los TEA comprenden un grupo de manifestaciones clínicas que, aunque comparten un núcleo común, muestran una gran variabilidad de conductas y expresiones.

La idea de tomar el Autismo como un continuo, más que como una categoría única, nos ayuda a entender que, cuando hablamos de Autismo estamos hablando de personas muy diferentes entre sí.

Dentro de las características comunes encontramos alteraciones en las siguientes áreas: RELACIÓN SOCIAL, COMUNICACIÓN, COMPORTAMIENTO, IMAGINACIÓN. Aunque estas alteraciones no tienen cura, sí son susceptibles de mejora con los apoyos, recursos, servicios y tratamientos adecuados.

Una intervención temprana es la clave para que cada persona con TEA alcance su máximo potencial. Además, un diagnóstico temprano también favorece el funcionamiento de las familias, lo cual también repercute de manera positiva en las personas con TEA.

El Autismo no se diagnostica a través de la presencia de marcadores biológicos si no que se determina a través de un proceso de observación y análisis exhaustivo del comportamiento de la persona. Dicho análisis debe realizarse por expertos en el campo de los TEA que tengan experiencia en valoración diagnóstica. Así mismo, el diagnóstico debe realizarse bajo un enfoque multidisciplinar, en el que participen psicólogos, médicos, logopedas, etc., y debe ajustarse a la realidad de la persona que se esté valorando, teniendo en cuenta tanto sus características individuales como las características de su entorno.


(Fuente: www.autismomadrid.es)


Posts Destacados
Posts Recientes
Buscar por etiquetas